19.7.09

ulises olvidó amarrar las sogas

Tu voz
en el destello de tu boca
es una liana.

Me descuelgo
en tu silencio hasta
posarme distendido
entre tus dientes.

Una lengua
incandescente
me abrasa,
a la distancia
incomensurable
de mil leguas submarinas.

Y tu voz
-la siento ahora-
en el medio de la noche,
por sobre y debajo las mareas,
es un canto de sirena.

Hago agua

Contengo el aire

-apenas-

Y disfruto del naufragio.

5 comentarios:

Ferguson Calviño dijo...

muy copadas las poesías... por fin he dado con un escritor amablemente coherente!!! Saludos y metele pa adelante!!!

UN abrazo!

Scarlett DuBois dijo...

Y después dicen que el ahogo es una de las peores formas de morir.

Ig-no-ran-tes.

Elianne dijo...

ge-ni-al !

Violetcarsons.

ro dijo...

Me pareció muy muy bueno. Apareciste siguiéndome en mi blog, y como es previsible, vine a ver quién eras, segura de que terminaría volviendo marcha atrás por haber encontrado solamente a alguien que había salido a la caza de comentarios, pero que no tenía nada que ver conmigo. Pero me parece que esto es otra cosa y que tenemos afinidad literaria. Me gusta tu escritura.

Eclipse dijo...

me encantó esto.
me hizo acordar a ese poema de idea (que me gusta tanto) "decir no"
y ahogarse, naufragar una y otra vez, despacio, en un mar de cualquier cosa.